::.. Inicio - SOLCODE - ASOCIACIÓN YACHACHIQ ..::

Yachachiq Solcode - Por el amigo de siempre

Luis Fernando Romero Sánchez

Como llamar a un hombre que a lo largo de su vida fue un luchador y defensor de los pueblos excluidos, sencillo y respetuoso por naturaleza. Como denominar a un hombre que desde muy joven incursionó en la vida política con el único afán de trabajar por las causas justas en defensa de lo nuestro sin distinción de raza ni religión con el firme propósito de buscar la igualdad entre todo hombre sea de ciudad, de campo o de sierra. Como nombrar a alguien que era capaz de brindar su hogar y su corazón desinteresado a niños sin hogar y olvidados muchas veces por su propia familia. Pues sencillamente tenía su propio nombre, Luis Fernando Romero Sánchez, hijo único de padres humildes, que nació en Paruro (Cusco) el 14 de mayo de 1955, y quien nos enseñó a soñar y a seguir nuestros sueños y el ideal de pensar que si se puede vivir en un mundo mejor.

Su sentido de supervivencia y su instinto por salir adelante, lo llevaron desde muy joven a esforzarse por sus hijos, es así que uno de sus trabajos lo llevó a conocer la sierra altoandina de Piura, en la cual vivió muy de cerca la pobreza que ahí había, encontrando en cada rostro la verdadera lucha, “…en el campo está el desarrollo, las bases de un nuevo inicio”.

Todas estas características dieron pie al comienzo de un grandioso sueño denominado ASOCIACIÓN DE YACHACHIQ SOLIDARIDAD COLECTIVA PARA EL DESARROLLO. Muchos fuimos cómplices de hacer realidad este ideal basado en principios ideológicos siguiendo un lineamiento político para generar propuestas de desarrollo transparentes, predecibles y sostenibles, que permitan alcanzar los objetivos de desarrollo de los más pobres y excluidos.

Luis Fernando, Siempre creyó en el desarrollo de la pequeña producción campesina, es así que con un pequeño grupo de jóvenes profesionales de Piura y campesinos de Palo Blanco, se inició la travesía para dar marcha a proyectos visionarios. Desde el inicio se busco articular redes de Cooperación Internacional y local, teniendo como amigos a las autoridades de los Distritos de Frías, Lalaquiz, Santa Catalina de Mossa, Chalaco y Canchaque, así como, a la Sra. Pepa Polonio que desde España apoyo de sobre manera esta causa, los compañeros Carlos y Miguel Hadzich de la Pontificia Universidad Católica de Lima, al compañero Carlos Paredes del IAA del Cusco.

La aventura se inició con una visita a la comunidad de Palo Blanco en Pacaipampa, donde se conoció de cerca la pobreza. A partir de ahí, se dispuso a realizar proyectos de desarrollo sostenible, centrándose en la seguridad alimentaria, priorizando la gestión predial que involucra los huertos ecológicos con abonos orgánicos, mejoramiento de pasturas para el ganado vacuno y la buena producción de leche, la crianza de animales menores (gallinas ponedoras y cuyes), y la introducción de hortalizas para el mejorando de la alimentación de las familias campesinas combinándolos de manera adecuada con alimentos de la zona y de esta manera acabar con la desnutrición crónica infantil.

Así también, se quiso incentivar la capacitación de mujeres en la preparación de alimentos saludables y nutritivos, en la preparación de alimentos de calidad ecológica y sabor auténtico, incluyendo recetas y sabores locales ha permitido que las familias campesinas mejoren su alimentación diaria. Es más todo ello con el proyecto de género sirvió, para promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, ver hoy a muchas familias como han levantado su autoestima, reconocen sus derechos y valores, aplicando el rol de Género, involucrando de esta manera a los hombres de las comunidades donde ponderaba el machismo arraigado por muchas generaciones.

Sus nobles sentimientos los demostró de manera frágil, le preocupó la situación del niño Eduardito de Tambo Grande de Lalaquíz, un niño que moría de desnutrición crónica, por el poco interés que mostraban sus padres, Fernando viajó en compañía de la religiosas del hogar Santa Rosa y el sacerdote de la parroquia de Tunal fueron y rescataron al pequeño, hoy internado en el hogar y con un estricto tratamiento recuperándose lentamente, hoy se esta trabajando la propuesta para la creación del programa de ayuda humanitaria, para ayudar a personas con discapacidad.

Además, cabe destacar que Fernando Romero nunca escapó a controversias, algunas veces fue tildado de minero, de estafador, de corrupto y delincuente; fue expulsado de la comunidad de Palo Blanco por una turba de campesinos que fueron mal informados por la oposición política, esta actitud mezquina y volátil le dolió y mucho; sin embargo nada lo detuvo, siempre le acompaño esa fuerza de seguir adelante, fuerza que solo él abrigaba para dar paso a los grandes acontecimientos de un sueño profundo basado en el desarrollo de los pueblos, en el desarrollo del campesino, en el desarrollo de cada uno de nosotros, por eso compañeros/ compañeras hoy en nuestro V aniversario, nos queda el compromiso de hacer realidad sus grandes sueños, .símbolo de nuestro reconocimiento y homenaje a nuestro querido compañero y amigo que siempre vivirá en cada uno de nosotros, en cada uno de los que verdaderamente nos sentimos YACHACHIQ.

 

Rosa P. Suárez Huamán.
Asociación de Yachachiq SOLCODE

 

IMAGENES VIDEOS EMAIL

Suscribete